dialoga en Lima y en Loreto

Juan José Garrido: “No hay forma de que el Perú sea del primer mundo en el 2030”

El economista y director de Perú21 revisa la coyuntura política de cara a las elecciones del 2016. El panorama está absolutamente incierto y abierto, anota. (Foto: Omar Lucas)

Publicado: 2015-08-15
Economista de profesión y con un doctorado (PHD) en ciencias administrativas, Juan José Garrido Koechlin, quien es un liberal de tomo y lomo, está por cumplir sus primeros dos años como director de Perú21. Nos recibe en su impecable, pulcra y ordenadísima oficina de Jr. Miró Quesada, y conversamos sobre esto y aquello, y sobre sus sueños recurrentes.

¿Cuál es el legado de Ollanta Humala?
Desde un punto de vista político, el principal legado de Humala serían algunos programas sociales. Pero si estudias bien cómo se forman esos programas, el impacto que han tenido, qué tanto han beneficiado, entonces no sería un legado tan importante. Yo diría que más importante que los programas sociales es la cultura que se ha estado desarrollando a través del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), y ahora a través del Ministerio de Educación. Y eso no tiene que ver con Ollanta Humala. Tiene que ver con los técnicos que crearon el MIDIS y que están ahora ahí y en el Ministerio de Educación.
¿Cómo ves lo que se viene el 2016?
Absolutamente incierto y abierto. Creo que podría haber tres grandes escenarios: uno de ellos es el de los ‘usual suspect’ (de los sospechosos comunes): Keiko, Alan y PPK. Que salga uno de ellos tres. Otro escenario es que un provinciano populista emerja, como César Acuña o Rómulo Mucho. Y un tercer escenario es que salga algún antisistema.
¿Como quién?
Hay dos que están en la cárcel. Uno es Gregorio Santos. El otro es Antauro Humala.
Entre Keiko, Alan y PPK, ¿quién es el mal menor?
No tengo ninguna preferencia, y de hecho una de las cosas que me he autoimpuesto como director de Perú21 es no votar mientras siga en el cargo. No voté en las elecciones municipales, con lo cual me daba lo mismo quién ganaba. Y eso mismo haré el 2016.
¿A quién te gustaría ver postular y no está en la foto?
Al nieto de Milton Friedman (Risas). Lamentablemente, las personas que a todos nos gustaría ver en la actividad política ven dicha actividad como un riesgo. Ayer, por ejemplo, estaba con un ex ministro de Economía, una persona a quien le tengo mucha estima intelectual y académica, a quien me gustaría volver a ver en la actividad pública.
¿Quién es?
Luis Carranza. No tiene el más mínimo interés de regresar.
¿Es viable el Perú con las instituciones que tiene?
No. Terminantemente, no.
¿Cuál es la reforma más urgente que requiere el Perú?
La reforma judicial.
¿Compartes el entusiasmo de algunos empresarios que creen que el Perú se va a convertir en un país del primer mundo antes del 2030?
No. No hay ninguna forma de que el Perú sea del primer mundo en el 2030. Chile no va a ser del primer mundo en el 2030, y el Perú está muy atrás de Chile. Que el Perú tiene las condiciones para ser del primer mundo, sí.
¿Qué hacemos con la policía?
Los colombianos tienen la respuesta. Ellos crearon una unidad de élite incorruptible, que comenzó a identificar a las cabezas corruptas dentro de la policía.
¿Qué falta privatizar en el Perú?
Más que privatizar lo que esperaría es un manejo corporativo de diversas entidades. Privatizar Sedapal o Petro-Perú… no creo que vaya a ocurrir. En Cuba, el proveedor de agua es francés. En el Perú, el proveedor de agua es el Estado Peruano, que no sabe administrar el agua, que no sabe educar, que no sabe administrar justicia, que no sabe hacer nada. Pero bueno. ¿Qué privatizaría? Privatizaría la administración de un montón de servicios del Estado.
¿Como cuáles?
La justicia comercial, por ejemplo. Haría un sistema paralelo, tipo arbitraje.
¿Por qué no somos un Estado laico?
Buena pregunta. En la Constitución, creo que lo somos. A mí me gustaría un Perú laico.
¿Qué libro tienes en tu mesa de noche?
Estoy leyendo La distancia que nos separa, de Renato Cisneros.
¿Qué libro le regalarías a Ollanta Humala?
A estas alturas de su gobierno, El Principito.
¿Cuál es tu gran miedo?
Tengo tantos. Mi gran miedo nacional es que no nos estamos sentando a conversar –en ningún nivel- sobre el Perú que queremos. No hay un estamento que esté preocupado por pensar qué queremos ser como país.
¿Qué música escuchas en el auto?
Hoy me vine escuchando punk inglés.
¿Qué es para ti un buen fin de semana?
Quedarme en mi casa, leyendo, cocinando con mi familia.
¿Cuál dirías que es la virtud más sobrevalorada?
Tratar de caerle bien a todo el mundo.
¿Cuál consideras que es tu mayor logro?
Haber defendido banderas impopulares. En un país como este, siendo libertario, ateo, políticamente incorrecto, no partidario, cayéndole mal a todos los partidos políticos, la verdad es que me siento cómodo con eso.
¿Cómo irías vestido a una fiesta de disfraces?
Con una buena chamarra de cuero y un polo rockero comprado en Nueva York… No tengo una buena chamarra de cuero.
¿Qué es lo primero que haces al llegar a Perú21?
Prendo la computadora. Los periódicos los leo antes de llegar a la oficina.
¿Cuál es tu bien más preciado?
Soy coleccionista. Colecciono discos, arte, relojes vintage, vinos...
Veo tu oficina bastante ordenada …
Soy un maniático de mierda. Todo tiene que estar muy pulcro… Yo la siento medio desordenada. Acá están los libros que uso regularmente para escribir mis artículos, y cosas así.
¿Quién es tu principal héroe de ficción?
No tengo héroes de ficción. Mis héroes son reales.
¿Como quién?
Mi abuelo (Marco Antonio Garrido Malo), por ejemplo. Influyó mucho en mí. Fue político (constituyente y senador del PPC), empresario, académico, intelectual, rotario, masón…También tengo como héroes a esas personas que llegaron a un punto y dijeron: “Todo lo que he pensado hasta ahora estaba equivocado”. Gente que ha renegado del socialismo. Estoy pensando en Carlos Sabino, quien publicó el libro Todos nos equivocamos. Trató de hacer la revolución. Tenía un sueño y el tiempo le demostró que ese sueño era equivocado. Otro al que le pasó lo mismo fue a Mauricio Cruz, un chileno que se exilia para escapar de la dictadura de Pinochet en Suecia; y en Suecia comienza a revisar todo su marco cognitivo. No hay nada como sentirse que uno ha sido sincero con uno mismo.
¿Tienes algún sueño recurrente?
Sí, pero no lo puedo contar. Es triple equis. Siempre hay dos suecas… (Risas).

Escrito por

Pedro Salinas

Escribe habitualmente los domingos en La República. En Twitter se hace llamar @chapatucombi. Y no le gustan los chanchos que vuelan.


Publicado en

Después de todo

Un programa conducido por Pedro Salinas